Terapia De Oxígeno: Aplicación Y Efecto

La terapia de oxígeno se usa más comúnmente para tratar la insuficiencia respiratoria crónica. Pero en los últimos años también se ha utilizado cada vez más con fines estéticos. 

Terapia de oxígeno: aplicación y efecto.

La oxigenoterapia es un tratamiento prescrito por un médico que consiste en la administración de altas concentraciones de oxígeno. El propósito es tratar la hipoxia (falta de oxígeno).

Esta terapia se usa principalmente para la insuficiencia respiratoria crónica. Sin embargo, en los últimos años  , la oxigenoterapia también se ha utilizado cada vez más con fines cosméticos. Obtenga más información sobre este método hoy.

¿Cómo funciona la oxigenoterapia?

¿Cómo funciona la oxigenoterapia?

La oxigenoterapia se utiliza principalmente para  suministrar oxígeno a los tejidos. Para ello, se aprovecha la capacidad de transporte de la hemoglobina.

Además, esta terapia también puede  aliviar los síntomas de diversas dolencias y enfermedades, como la bronquitis crónica o la EPOC. Además, la oxigenoterapia se utiliza para la hiperventilación asociada con la obesidad y el asma grave.

También es una buena  alternativa a diversos tratamientos estéticos, especialmente para pieles secas, grasas, arrugadas o cansadas. Este método también se usa con éxito para las ojeras y las manchas en la piel.

En el campo cosmético  , la oxigenoterapia aporta a la piel una hidratación adicional. Además, estimula la producción de colágeno y promueve una piel radiante y joven.

Terapia de oxígeno: diferentes tipos

En la insuficiencia respiratoria, la oxigenoterapia es fundamental. El oxígeno se administra según prescripción médica, por lo que existen dos métodos que se utilizan con especial frecuencia:

Terapia de oxígeno normobárico

Con la oxigenoterapia normobárica, el oxígeno se administra en diferentes concentraciones, generalmente en el rango entre 21 y 100%. Esto generalmente se hace a través de cánulas nasales o una máscara.

Oxigenación Hiperbárica

En este caso, el oxígeno se administra siempre a una concentración del 100%. El paciente está en una cámara y usa un casco o máscara.

Esto tiene como objetivo aumentar el suministro de oxígeno a los tejidos a través de la hemoglobina. Cuando el cuerpo recibe una dosis alta de oxígeno, los alvéolos (sacos de aire en los pulmones) se presurizan, lo que hace que la hemoglobina se sature.

De esta forma, aumenta la presión del oxígeno en los alvéolos y  disminuye el esfuerzo respiratorio y cardíaco. Esto asegura que la presión de oxígeno se mantenga constante.

¿Qué complicaciones pueden ocurrir?

Como con cualquier tratamiento, pueden surgir complicaciones si la concentración de oxígeno no es la adecuada. Un tratamiento demasiado largo también puede causar problemas. 

Los síntomas más comunes en este caso son:

  • Traqueítis (inflamación de la tráquea) o bronquitis
  • decoloración de las membranas mucosas
  • Lesión pulmonar aguda
  • Displasia broncopulmonar

Además, la inhalación de gases secos y fríos puede  causar sequedad y úlceras en la membrana mucosa. El transporte mucoso también puede deteriorarse. Las secreciones a menudo se retienen y su densidad aumenta.

¿Cómo se administra el oxígeno?

terapia de oxigeno

Si el paciente respira espontáneamente  , se le colocan cánulas nasales y una mascarilla para absorber el oxígeno. Hay diferentes tipos de mascarillas:

  • Máscara Venturi: se utiliza para proporcionar al paciente la concentración precisa de oxígeno que necesita. Durante la administración, la persona afectada no puede comer ni hablar. Esto puede causar una sensación de calor y una ligera irritación en la piel.
  • Máscara de respiración simple:  Es una máscara hecha de plástico blando que cubre la boca y la nariz. Tiene orificios laterales que permiten la salida del aire exhalado. Esta máscara se ajusta bien a la nariz mediante una banda elástica en la cabeza para evitar fugas de aire.

Existen sistemas de bajo caudal que  son adecuados para personas que requieren poco oxígeno. Además, existen sistemas de alto caudal y cámara hiperbárica. Sin embargo, los pacientes sin respiración espontánea requieren un ventilador mecánico.

Conclusión

La terapia de oxígeno prescrita por un médico es muy útil en varios casos y, por lo tanto, se usa a menudo. Sin embargo, este método también es adecuado para fines cosméticos y se utiliza en tratamientos de belleza. 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba