Lipoedema: Causas Y Opciones De Tratamiento

Inicialmente, esta enfermedad puede confundirse con la celulitis, pero es una enfermedad crónica que puede causar dolores molestos y otras molestias. 

Lipoedema: causas y opciones de tratamiento

El lipoedema es una enfermedad crónica que afecta especialmente a las mujeres. El tejido adiposo subcutáneo de las piernas aumenta lenta pero constantemente.

A medida que avanza la enfermedad, las proporciones corporales entre la parte superior e inferior del cuerpo cambian y ya no coinciden.

A diferencia de la celulitis, el lipedema también puede  afectar a las pantorrillas y los tobillos y provocar un dolor intenso. 

El cambio de apariencia es también un problema estético que puede ser muy estresante y conllevar un gran sufrimiento.
A medida que la enfermedad progresa, la capacidad de moverse suele verse restringida, lo que dificulta aún más la vida cotidiana.
Esta enfermedad es poco común en los hombres, pero en algunos casos puede manifestarse en una hinchazón notable en el área facial.
No es solo un problema de aumento de peso: la dieta o el estilo de vida de los afectados no tiene nada que ver con el almacenamiento excesivo de grasa en este caso.
Es una enfermedad de origen genético que provoca un gran sufrimiento físico.
En el artículo de hoy, obtendrá más información sobre los síntomas y las opciones de tratamiento para que pueda comprender mejor a los pacientes. También es importante dar más visibilidad a esta enfermedad.

Lipoedema: un reto en la vida cotidiana

mujer con lipedema

Sara tiene 29 años y llevó una vida completamente normal hasta que se convirtió en madre. Después de dar a luz, comenzó una dieta estricta para perder el peso que había ganado durante el embarazo.

Pero después de unos meses, su cuerpo cambió de una manera inusual:

  • Perdió peso en las caderas, los brazos y la parte superior del cuerpo y pudo recuperar su figura original. Pero  cada vez se acumulaba más grasa en las caderas y piernas. 
  • Después de un año y medio, apenas podía caminar y de repente se vio confinada a una silla de ruedas.

Los médicos le diagnosticaron lipedema . Sara nunca había oído hablar de esta enfermedad, que cambió radicalmente su vida.

Su vida cotidiana como recepcionista y madre joven se vio severamente restringida por su enfermedad.
Las opciones de tratamiento son muy limitadas. Sara recibió medias de compresión y recomendaciones para hacer ejercicio suave.
Una alternativa sería la liposucción (liposucción), pero Sara no puede costear este tratamiento.
También informó a sus médicos que el lipedema reaparecería en muy poco tiempo:  poco a poco volvería a almacenar grasa y aumentaría de peso.
Sara es consciente de que necesita ayuda para cuidar a su bebé y también necesitará encontrar otro trabajo.
En el espejo ahora ve a otra mujer a la que tiene que aceptar. Ahora necesita apoyo para poder hacer frente a su vida cotidiana.

Posibles causas del lipedema

Existen muy pocos estudios objetivos y concluyentes sobre las causas de esta enfermedad y la acumulación de grasa en piernas, brazos o cara (en el caso de los hombres).

Se supone que los factores genéticos conducen a esto,  que están influenciados por un metabolismo alterado, inflamación o un equilibrio hormonal alterado. 

¿Qué síntomas provoca el lipedema?

Mujer con lipedema en las piernas

El almacenamiento anormal de grasa puede comenzar ya en la pubertad. Esto ocurre a menudo después del embarazo o durante la menopausia.

Los primeros síntomas que se hacen sentir en esta enfermedad crónica son:

  • Dolor o sensibilidad en las áreas de los tejidos afectados al caminar, hacer contacto o incluso en reposo.
  • Depósitos de grasa en las piernas desde las caderas hasta las rodillas o los tobillos.
  • Los pies no se ven afectados.
  • La acumulación de grasa provoca nudos que ejercen presión sobre las articulaciones  y limitan la movilidad a medida que avanza la enfermedad.
  • La piel pierde elasticidad.
  • Hay aumento de edema y hematomas.

Tras estos síntomas iniciales, al cabo de unos meses también pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Sensación constante de frío.
  • fatiga
  • Textura alterada de la piel (piel sensible, fina o gomosa)
  • Dolor crónico y pérdida gradual de la movilidad.

Estas dolencias, junto con el cambio de apariencia, conducen al agotamiento, la ira y la tristeza. Con el tiempo, esto también puede conducir a la depresión.

Lipedema: opciones de tratamiento

tratar el lipedema

Como se mencionó anteriormente,  esta enfermedad no tiene nada que ver con una mala alimentación o hábitos de vida poco saludables. 

Para los afectados, los síntomas crónicos son muy limitantes y agotadores. El tratamiento debe adaptarse específicamente a las necesidades individuales de cada paciente. La terapia psicológica también es muy importante.

Las dietas de adelgazamiento o las curas de ayuno no son una solución para esta enfermedad. Tampoco existe un tratamiento farmacológico específico que pueda detener el almacenamiento de grasa. 

Los pacientes con lipedema suelen ser tratados con las siguientes terapias:

  • Vendajes de compresión utilizados diariamente para reducir la grasa. Estos son vendajes especiales o medias de compresión.
  • drenaje linfatico manual
  • presoterapia
  • terapia de ondas de choque
  • mesoterapia
  • terapia de radiofrecuencia

Como mencionamos anteriormente, la liposucción (eliminación de grasa) no siempre es útil. En muchos casos, esto puede tener efectos negativos porque la grasa se vuelve a almacenar al poco tiempo.

Muchos pacientes logran buenos resultados con la natación regular. Pero cada uno tiene que encontrar la mejor estrategia para sí mismo.

Los pacientes deben aprender a aceptar los cambios en el cuerpo y abordar las terapias con optimismo, porque lamentablemente no existe una solución definitiva para el lipedema hasta el momento.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba