Hipocalcemia: ¿qué Es Y Cómo Se Trata?

La hipocalcemia se diagnostica cuando hay falta de calcio en la sangre. Hoy descubriremos cómo diagnosticar y tratar este problema.

Hipocalcemia: ¿qué es y cómo se trata?

El calcio es uno de los minerales esenciales que mantienen nuestra salud en óptimas condiciones. Sin embargo, si sus niveles en sangre son demasiado bajos, es posible que padezca hipocalcemia, una enfermedad común.

Este mineral tiene dos funciones muy importantes en nuestro organismo, a nivel intercelular y extracelular. El artículo “ Cambios del Calcio: Hipocalcemia e Hipercalcemia ” lo ilustra muy bien.

  • A nivel intercelular: Aquí, el calcio está involucrado en varias reacciones enzimáticas y en la transmisión de las células nerviosas y es bastante importante.
  • A nivel extracelular: A este nivel es de suma importancia para la secreción endocrina, la coagulación y la placa neuromuscular.

Estos dos niveles deben ser considerados ya que muchos de los síntomas de la hipocalcemia están relacionados con ellos. Ahora echemos un vistazo más de cerca a las preguntas importantes sobre esta enfermedad.

¿Qué es la hipocalcemia?

¿Cuales son los sintomas?

Síntomas de hipercalcemia en el hueso

La hipocalcemia suele deberse a la falta de vitamina D, por ejemplo cuando tenemos una enfermedad renal crónica o nos encontramos con un problema grave relacionado con nuestra sangre (como cuando nos diagnostican leucemia).

En todos estos y muchos otros casos, los huesos, los intestinos y los riñones son los principales órganos que sufren la deficiencia de calcio. A continuación, veamos algunos de los síntomas de esta enfermedad con más detalle.

  • Aumento de la excitabilidad de la unión neuromuscular:  se producen espasmos musculares, que pueden ser muy dolorosos. Esto suele afectar a los músculos de las extremidades. Esta condición también se conoce como tetania.
  • Fatiga y debilidad: los pacientes informan sentirse mucho más cansados ​​de lo habitual. Esto puede ser debido a la diarrea y la pérdida de peso repentina que suele ocurrir a medida que avanza esta enfermedad.
  • Psicosis y ansiedad:  Estos dos síntomas son muy comunes. Los pacientes comienzan a manifestar un cambio en su sentido de la realidad, seguido de múltiples ataques de ansiedad.
  • Parestesia:  los pacientes pueden experimentar hormigueo, entumecimiento y ardor en diferentes partes del cuerpo además de los calambres. A veces hay incluso dolor severo.

Estos son solo algunos síntomas que pueden acompañar a la hipocalcemia. Sin embargo, existen muchos otros síntomas, como arritmias o hipotensión arterial. Para poder obtener un diagnóstico fiable e iniciar el tratamiento adecuado de esta enfermedad, es imprescindible ponerse en manos de un médico.

¿Cómo se trata la hipocalcemia?

Tratamiento de la hipocalcemia

Para verificar si una persona realmente tiene hipocalcemia, definitivamente se debe realizar un análisis de sangre. Esto le permite al médico determinar si se necesita tratamiento y qué tipo de hipocalcemia sufre el paciente.

hipocalcemia aguda

Este tipo de hipocalcemia es grave y necesita tratamiento urgente. Esto generalmente se hace a base de gluconato de calcio, que suministra este mineral al cuerpo por vía intravenosa.

Mientras el paciente recibe este tratamiento, debe estar bajo constante observación y control. La razón es que este tratamiento, aunque necesario, puede causar arritmia cardíaca.

La hipocalcemia crónica

Este tipo de hipocalcemia es muy diferente al anterior. Existen serios problemas  para estabilizar y equilibrar los niveles de calcio en la sangre. Esta condición dura por un período de tiempo más largo y, por lo tanto, es crónica.

Por ello, estos pacientes necesitan controles periódicos y suplementos orales de calcio y vitamina D. Esta especie no es tan grave, pero nuevamente, la atención de seguimiento es esencial para controlar los niveles de calcio.

Los exámenes se realizan semanalmente si el diagnóstico no se ha realizado hace mucho tiempo. Más tarde, bastará con una revisión mensual y, eventualmente, solo cada tres meses. Al igual que las personas que sufren de hipotiroidismo o hipertiroidismo, los pacientes con hipocalcemia deben hacerse todos los chequeos regularmente.

La hipocalcemia crónica no supone un riesgo de enfermedad cardiovascular, pero se pueden formar cálculos renales. La mejor manera de prevenir esto es controlar la ingesta de sal a través de la dieta.

Esperamos que este artículo sea interesante e informativo para usted, porque muchas personas padecen esta enfermedad.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba