Craving O La Necesidad De Consumir Sustancias

La mayoría de los fumadores saben lo que significa craving. Este término describe el ansia que desencadenan el tabaco u otras sustancias adictivas. Pero este problema es mucho más complejo. Obtenga más información sobre este tema en el artículo de hoy. 

Craving o la necesidad de consumir sustancias

El anhelo  es un concepto relativamente nuevo que se refiere al deseo continuo o estado mental de un individuo que siente la necesidad de volver a experimentar los efectos de una droga.

Este término se utilizó por primera vez en la década de 1940 y  luego se definió como la necesidad intensa de usar un opioide como la heroína o la morfina durante el síndrome de abstinencia. 

Sin embargo, todavía parece difícil definir esta situación de manera concreta. Sin embargo, lo que sí sabemos es que el  ansia  es un aspecto fundamental de la adicción que está  muy relacionado con la recaída.

Desafortunadamente, muchas drogas provocan este deseo. Aunque muchos lo ignoran,  el alcohol y el tabaco también provocan el estado mental descrito en el que los enfermos sienten la necesidad de volver a experimentar con estas drogas. A continuación, aprenderá datos interesantes sobre este tema.

¿Qué significa anhelar?

Como se explicó al principio, el  anhelo se refiere a un deseo irresistible o incluso una compulsión de tomar una determinada sustancia para satisfacer un deseo adictivo. Esta presión adictiva empuja a los afectados a experimentar de nuevo con los efectos de la sustancia, pero hay que diferenciar el craving del síndrome de abstinencia.

El Síndrome de Abstinencia es un conjunto de síntomas que se manifiestan tanto a nivel físico como psicológico después de que una persona adicta deja de consumir la sustancia adictiva (droga). Por ejemplo, esta es una condición que los pacientes alcohólicos o adictos a la heroína intentan con mucha frecuencia. 

Por el contrario,  el craving puede ocurrir incluso después de que se hayan superado los síndromes de abstinencia. Esto se debe a que la necesidad de volver a experimentar los efectos de la droga puede surgir meses o años después de haber superado el síndrome de abstinencia.

Los antojos incontrolables que impulsan a los afectados a ceder a su adicción  surgen con muchas sustancias adictivas diferentes. Este es el caso del tabaco y el alcohol, como se mencionó anteriormente, pero también de la cocaína y los opioides fuertes como la heroína.

Por tanto, es de suma importancia ser conscientes de este hecho:  una sustancia tan extendida y socialmente aceptada como el tabaco puede condicionar a los fumadores a lo largo de la vida. La adicción al tabaco es tan grave y dañina como otras adicciones a las drogas.

¿Qué significa anhelar?
El término inglés craving denota la necesidad irresistible de experimentar con los efectos de una sustancia. Pueden ser drogas, alcohol o tabaco.

¿Hay diferentes tipos de craving?

Algunos científicos confirman que existen diferentes tipos de craving. El correspondiente estado psicológico de los afectados se produce casi en paralelo al síndrome de abstinencia. También se manifiesta a través de síntomas físicos como palpitaciones, sudores fríos y convulsiones.

Es decir, este tipo inicial de craving denota la necesidad física de volver a consumir una determinada droga, lo que se refleja en los síntomas severos experimentados durante la abstinencia. Este antojo inicial suele ser la situación más difícil de superar. 

Luego está el deseo psicológico. Una vez que se controlan los síndromes de abstinencia agudos, el impulso psicológico a menudo empuja a los pacientes a probar la sustancia nuevamente. Esto puede suceder meses o años después de que se haya superado la adicción.

¿Cómo tratar el antojo?

Debemos tener claro que toda adicción y también los síndromes de abstinencia así como la presión de la adicción pueden ser tratados. Lo mejor es obtener ayuda de expertos. Un psicólogo especializado o un grupo de terapia pueden hacer un buen trabajo. 

El deseo es una causa común de recaída y, por lo tanto, afecta a las personas que anteriormente eran dependientes de una droga. Además, la presión de la adicción también es responsable del hecho de que a los adictos les resulte tan difícil abandonar la sustancia y limpiarse. Por lo tanto, conocer y aprender a utilizar este concepto es fundamental para liberarse de la adicción.

¿Cómo tratar el antojo?
Para poder lidiar mejor con el craving, se deben reconocer aquellas situaciones que están asociadas al patrón de consumo. Este es el primer paso para reducir los antojos.

La idea es prevenir situaciones que están muy relacionadas con la presión adictiva. Esto significa que los afectados deben mantenerse alejados de determinadas situaciones que están estrechamente ligadas a la adquisición o consumo de drogas. Por ejemplo, un alcohólico debe abstenerse de salir de noche o de ir a bares.

Además, es muy importante  dar herramientas a los enfermos que les permitan controlar las conductas adictivas automáticas que les obligan a consumir una droga. El estado psicológico y el estado de ánimo también juegan un papel de enorme importancia, ya que las recaídas suelen producirse cuando los afectados se sienten débiles o tristes.

Muchas terapias se centran en enseñar a los pacientes cómo manejar el estrés y mejorar la autoestima.  De la misma manera, un método de control eficaz es centrar la atención del adicto en otras actividades, como el ejercicio.

Resumen del comentario final

El deseo es el impulso irracional y apremiante de volver a experimentar los efectos de una droga. Es importante darse cuenta de que esta presión adictiva no es exclusiva de las drogas duras como la heroína,  sino que también puede ser provocada por el tabaco y el alcohol.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba